sat

sat

Triángulo de los Andes

> Tercera parte: Terrasur y Buscarril Ida

Texto y fotos: Fede Pallés -  En esta sección, fotos de Facu Morando

(La siguiente nota fue escrita y editada entre enero y febrero de 2010 - No posee modificaciones desde entonces)


 

RESEÑA DE TRENES DE PASAJEROS EN CHILE A ENERO 2010:  En Chile hay un tren de larga distancia de trocha ancha, denominado “Terrasur”. Este servicio une Santiago con Chillan, con siete frecuencias diarias en ambas direcciones. El recorrido es de 400 km., tienen ocho paradas intermedias y el tiempo de viaje es de 4 hs. 30 min., lo que significa tener velocidades constantes de entre 110 y 130 km/h.  Los horarios y toda la info de este tren están aquí: http://www.terra-sur.cl/link.cgi/ .

 

  

(En boletería Terrasur de Est. Central  /  Tres "Metro-Tren" y un "Terra" listos para tomar servicio)


Básicamente, el norte de Chile (un poco más al norte de Santiago) está dominado por una trocha métrica longitudinal y sus respectivos ramales, sin servicios de pasajeros actualmente. En el sur, a partir de Santiago, la que domina es la trocha ancha longitudinal y sus ramales. La electrificación de esta vía arranca en Santiago y finaliza en Metrenco (km. 700), con vía doble de 134 km. desde Santiago a San Fernando, y sencilla de ahí en adelante. La trocha ancha termina en Puerto Montt.


Según nos comentó Domingo Kauak, un aficionado chileno que está al tanto de la situación de la red nacional, actualmente la catenaria entre Chillan y Temuco está siendo robada gradualmente por estar sin energía.


Por otro lado, existen varios servicios regionales como el Merval (Metro de Valparaíso), el Metro Tren (que recorre la parte más local del Terrasur), el Biotren ó el Buscarril del “Ramal Constitución”. Éste último, a mi criterio, el más interesante de todos.


El Buscarril, es un coche motor diesel que une la localidad de Talca (por donde pasa el Terrasur) con Constitución, en la costa del Pacífico, por un ramal de trocha métrica, con dos frecuencias diarias en ambas direcciones. Este ramal está aislado del resto de la red métrica del país. De hecho los ramales métricos del sur de Chile son “islas”, que solo unen la costa ó la zona cordillerana con la longitudinal de trocha ancha.
Los horarios del buscarril están aquí:
http://www.terra-sur.cl/link.cgi/Servicios/Buscarril/
.


    Rumbo al sud en el "Terra"   

 

Al mediodía nos arrimamos a Estación Central (llamada “Alameda” por la empresa ferroviaria estatal) y compramos pasajes en el Terrasur rumbo a Talca para el tren de las 17:30 hs. La idea original era salir 13:30 hs. y combinar en Talca con el Buscarril, pero con el atraso del día anterior, preferimos andar tranquilos por la ciudad, viajar a la tarde y dormir en Talca para finalmente salir temprano a la costa al día siguiente.


A la hora indicada, nos fuimos a Estación Central para iniciar nuestro viaje al sur. La tripla eléctrica ingresó suavemente en la pulcra plataforma. Estábamos ahí hueveando por el andén, cuando de pronto nos sorprendimos mucho al encontrarnos con dos chicas que habíamos conocido en Uspallata. ¡Ellas también tomaban el tren a Talca!.


La persona que me inspiró para hacer este tren es mi amigo Guille Figini, quién había visitado Chile el año pasado. Personalmente, yo tenía ganas de experimentar un viaje en un tren más moderno y veloz como para sumar experiencia sobre otras formas de manejar un ferrocarril.

 

Por otro lado, mi amigo Juan Tosi me había comentado de un viaje que hizo por la trocha ancha longitudinal, pero en todo su recorrido, hasta Puerto Montt. En ese momento (principio de los años 90’) aún se podía realizar el viaje completo al “sur sur” posta.


El Terrasur, a juzgar por sus horarios, promete ser un viaje muy competitivo respecto al transporte automotor. Y es lo menos que puede hacer, ya que la Autopista Nº5 corre junto a la vía, y los micros “vuelan” por ella. A pesar de todo, ningún micro llega a superar el horario de llegada del “Terra”. Pero lo que más les preocupa a los chilenos, es el precio de las cosas, y hay micros que son ligeramente más económicos.


El actual Terrasur es un emprendimiento más organizado que “tira toda la carne al asador” en el tramo de 400 km. a Chillan, y una combinación en micro a Concepción. Evidentemente EFE (Empresa de los Ferrocarriles del Estado) no estaría interesada en arriesgarse con llevar trenes de larga distancia en sectores de vía en mal estado ó en donde el promedio de velocidad sea muy bajo.

Sin pena ni gloria, en silencio y en un vehículo más similar a un avión que a un tren, nos alejamos de la gran ciudad, y a poco de andar comenzamos a levantar vuelo a unos formidables 130 km/h.  (la foto que ven arriba, no está inclinada para "darle onda", sino que está corregida con la intención de recuperar el horizonte sin perder parte de la foto... ya que la original que nos sacó amablemente un pasajero, estaba así, tal cual la ven!)


Tanto la traza de ancha como la ruta 5, se emplazan en este gran valle que se forma entre la Cordillera de los Andes y el Océano Pacífico, por lo tanto el paisaje está acompañado de cordones montañosos a ambos lados.

  



Esta tripla eléctrica tiene dos coches de clase “salón” (sería algo así como un pullman argentino) - (Ver foto IZQ) y un coche de clase “preferencial” (similar a un micro cama) que incluye un pequeño bar.

 

Además posee maleteros en sus extremos. Y nada más. Así está compuesta una formación habitual del Terrasur. Excepcionalmente, en días de muchísima demanda, corre un tren con locomotora eléctrica y nueve coches remolcados.


Las detenciones son breves, y en pocos minutos el tren sigue devorando kilómetros hacia el sur. Con formaciones como estas, y vías como estas, haríamos milagros en nuestro país. Imagínense siete frecuencias diarias a Mardel en 4 hs. 30 min. en comparación con las dos actuales en 6, 7, 8 horas. Ni hablar de las casi 8 horas que se demora por el Mitre en unir Rosario con Retiro... ¡triste!

          

(Coche preferencial y su mini bar  /  Estación Talca. A la izquierda, refugio del andén del Buscarril)

Finalmente, arribamos a Est. Talca, nuestra primera escala. Al bajar, nos arrimamos al andén del Buscarril. Talca sería “la Jacobacci” de Chile, y el Buscarril La Trochita, como para que se entienda la configuración de vías. Estacionado junto al paragolpes de la métrica, un coche remolcado dormía una siesta... y en ese instante nos sopló un aire de aventura al ver ese pequeño vehículo en silencio. Costaba creer que en uno de esos iríamos al Pacífico al día siguiente, prometía ser una travesía imperdible.

       

(Locomotora Brissoneau et Lotz a ordenes en playa del Talca  /  El pequeño coche del Buscarril)


    Viaje en el Buscarril ó "el ramal"   

Al día siguiente, re temprano, nos alistamos para salir. Nos fuimos a desayunar muy tranquilos sin haber visto el horario de salida del Buscarril... "creo que era 7:30" (respondí), y solo por curiosidad se me ocurrió ver los horarios: salía 15 minutos antes... ¡a correr!


Muy sobre la hora, llegamos agitados a la estación. La formación estaba en plataforma totalmente llena, compuesta por el motriz y un remolque. Este servicio era la antítesis del Terrasur: formación antigua y de escasa velocidad, vía en estado de conservación básico, balasto de tierra, estaciones intermedias abandonadas… un verdadero “SEFECHA” de Chile. ¡estábamos a gusto!


A las 07:15 hs. el guarda tocó su silbato y nos pusimos en movimiento. Pero las chicas (que venían atrás nuestro, desde el hotel) no habían llegado. Bueno, con Facu pensamos "Irán esta tarde". Pero a los pocos metros, el coche motor frenó bruscamente. Le informaron por radio al conductor, que había pasajeros... ¡eran nuestras chicas que habían llegado a la boletería de la estación...! Con sus pesados bolsos, caminaron el largo del andén, subieron y proseguimos viaje.

 

El motor de camión hizo vibrar la carrocería hasta tomar velocidad. A pocos metros nos topamos con un cruce de diamante sobre la trocha ancha, ya que ésta tiene galpones en el margen derecho de la estación. A su vez, notamos la existencia de un par de cruces similares del lado de la playa, a donde ingresaba la métrica. Solo están los cruces, como testigo de épocas de trasbordo de carga. Pero no viejas épocas; el ramal tuvo cargas hasta mediados de los 90’. No quedó ni un vagón, todo el material rodante se fue en camión hacia el norte.

 

      

(La cafetera oficial del Buscarril arranca su jornada  /  Hermoso cruce entre ancha y angosta)


A bordo del tren, una mujer servía café y masitas a los pasajeros, era la vendedora ambulante habitual del coche motor. El clima era muy familiar, aunque notamos la presencia de varios turistas, incluso extranjeros.


Una vez que entramos en confianza con el conductor, pudimos hacer algunas tomas desde la cabina, que en realidad está mimetizada con el salón, tan solo separada por un vidrio por donde se puede ir viendo hacia adelante.


En el primer asiento del salón venía una pareja de extranjeros, de unos 60 años de edad. Y habían subido al tren sin boleto, porque pensaban comprarlo a bordo. Y el guarda les cobró el pasaje con un recargo que es habitual (a modo de multa) por no utilizar la boletería que está en la estación. Y el señor hizo un mini escándalo por ese motivo, aludiendo “que lo estaban estafando”. Y yo me pregunté… esta gente viene con cientos de dólares a un país del tercer mundo a hacer lo que quieren y encima se quejan por tener que pagar un dólar de más… la verdad, ¡muy mal!. Al final el tipo se calmó y todo siguió con normalidad, pero el guarda pasó un momento por demás incomodo, y yo lo ayudé a traducir las quejas del gringo.

           

(Momentos de tensión en el ramal  /  Por unos km. notamos una "pequeña diferencia" de infraestructura)

La disparidad entre la trocha ancha súper tecno y nuestra métrica precaria era más que evidente. Pero si de viajes de aventura se trata, nosotros siempre optaremos ir por "la precaria". Al rato de andar, una curva cerrada nos alejó de la ancha y nos dispuso en dirección oeste, en buscar el océano.

  

(Una vez superado el empalme, ingresamos en este campo fértil y a paso lento fuimos tomando altura)



   

A poco de andar, cruzamos el Río Claro (Que es un desprendimiento del río Maule), por un puente bastante largo. ¿Será que ahora las compañías de telefonía esponsorean ríos? ¿no les basta con estadios? (no hay foto, pero lo verán en el video de "Buscarril vuelta"). Una vez que empalma este curso de agua con el Maule, lo mantenemos a nuestra izquierda todo el viaje, y lo volvemos a cruzar poco antes de llegar a destino.

 

Al igual que en SEFECHA, notamos que los lugareños han improvisando apeaderos muy simpáticos, algunos con nombre y todo. A paso lento, nos fuimos aproximando a una zona montañosa, y comenzaron las curvas y rodeos para pasar por el mejor lugar posible.

 

Nos llamó la atención la rigurosidad con la que el conductor llevaba el coche motor a horario.

     

 

       

 

  


    Cruzada en González Bastias   

A las 08:51 hs. arribamos puntualmente a González Bastias. En este lugar se produce habitualmente el cruce con el Buscarril descendente, y realizamos una parada de varios minutos, en donde pudimos bajar a caminar. Hubo mucho movimiento de pasajeros y ferroviarios, ya que en la zona había dos cuadrillas trabajando. Además esta es la única estación del trayecto que posee personal. Miren lo puntuales que son los servicios para que se confíe el lugar de cruce a mitad de camino como única alternativa, ya que los cambios y vías auxiliares de las otras estaciones están abandonados, levantados ó atrofiados en algunos casos.

  

      

Mientras filmaba el trayecto, me quedé sin memoria en la cámara. Entonces Jaime, el conductor, me ofreció su cámara (una Sony muy buena), cosa que le agradecí mucho. (más tarde les cuento que pasó)

 

 

    

       (Aquí vemos el único túnel del recorrido, que tiene unos 70 metros de largo)

 

 

            

Fuimos perdiendo altura entre curvas y contra curvas, y cruzamos el río Maule por un puentazo de aquellos. Pegaditos al río avanzamos hacia la ciudad, a la que ingresamos pasando junto a una calle. Luego aparecieron unos cambios de vía, la mesa giratoria a nuestra izquierda, y finalmente la Estación Constitución. Más allá de los andenes se adivinaba la vía al puerto, hoy desaparecida.

              

Un viaje hermoso, la verdad, mejor de lo que me imaginaba. Apenas bajamos, y una vez descendidos todos los pasajeros, el coche se fue hacia atrás a la mesa giratoria. Este tren es tan chico, que cuando hacen la maniobra de inversión del motriz, mueven el remolque a mano para volver a acoplarlo.

 

  

(El pequeño tren rumbo a la mesa giratoria a hacer maniobras de inversión  /  Calles de Constitución)

En ese momento surgió el tema de ver cómo hacer para descargar las fotos de la cámara de Jaime, el conductor. Entonces él mismo me dijo “_lleva la cámara, descárgalas en un cyber y me la traes luego_”. ¿Lo pueden creer? Alguien que había conocido tres horas antes, me daba su cámara digital para que se la trajera más tarde.


Desde Mendoza veníamos renegando con el tema de las cámaras y la poca memoria que teníamos, así que recurrimos desesperadamente a comprar un pen-drive para hacer un back-up en el cyber (cuantas palabras en ingles che... lo traduzco: "recurrimos a comprar una memoria portátil para hacer una descarga de fotos en un local comercial que ofrece interné" jajaja). Así volvimos a tener las cámaras libres para seguir viaje, y devolvimos la Sony a Jaime. ¡Qué fenómeno!

 

 

> > > Sigue > > >

(Cuarta parte: Constitución y Buscarril vuelta)

 

 

< < < Atrás < < <

(Segunda parte: Uspallata y Santiago de Chile)

 

`´

 


 

*  FEDE PALLÉS  *  SATÉLITE FERROVIARIO  *

 
 

< VOLVER A PRINCIPAL DEL SAT <  // E-MAIL

 
 

Copyright © 2002 - 2010 Cúmulos Nimbos. Reservados todos los derechos. Revisado: 17 de Mayo de 2010 .