sat

sat

B r a s i l   2 0 0 9

> Segunda parte: FCA - Pedra Dos Ventos

Texto y fotos: Fede Pallés -  En esta sección, fotos de Mattius, Leonardo Leâo y Google Earth.

(La siguiente nota fue escrita y editada entre abril y mayo de 2009 - No posee modificaciones desde entonces)


 

    Colatina   

Al día siguiente, mediante un exceso de gesticulación y risas de por medio con nuestros amigos de Colatina, acordamos ir a “hacer vía” por la zona. La empresa Vale es muy estricta con la seguridad en la traza, lo que hace que sea imposible ver pasar los trenes de cerca, ya que los propios maquinistas avisan por radio la presencia de transeúntes. (sí, re ortivas)

 

          

(Aspecto de la vía a su paso por las afueras de la ciudad /  Guilherme y Guillermo junto a la DDM)

 

Para poder estar tranquilos nos fuimos a la Estación Colatina (no se puede acceder al área de andenes, similar a lo que ocurre con ALL en Zarate grrrrr) y desde ahí caminamos por una calle lateral desde donde pudimos ver un par de trenes, "apenas cuatro en una hora". ¡Esas Dash a toda velocidad son la perdición! (Se les complicaría un poco a Carlos Palacios o Guille Figini pasar el informe de movimientos diarios si vivieran aquí!!)

 

A la vuelta, caminando por la ruta con el sol castigándonos fuertemente, vimos en la playa de cargas una DDM con el esquema original de EFVM (Alex me hizo notar ese detalle, para mí todo era igual). Burlando los controles, nos acercamos sigilosamente a ella por unos instantes para sacar algunas fotos. Ver este armatoste en trocha angosta es admirable.

 

          

                                                                     (Alex Rossi de Trens & Ferrovias y Fede Pallés)

f

Por la tarde, un bus sin aire acondicionado (muy común en Brasil) nos llevó a Vitória. Pensábamos tomar el tren para llegar a la costa, pero para eso debíamos esperar a que oscurezca y preferimos llegar a Vitória de día. Así fue que arribamos a las orillas del Atlántico con las últimas luces del día y nos alojamos en el Hotel Aruan, frente al mar.


    Pedra Dos Ventos   

El lunes amaneció esplendido. Cuando estábamos tomando el café da manhã recordé algo: el día anterior Alex me había pasado los datos de un amigo de él, Fernando, para que lo llame cuando esté en Vitória. “Capaz ya sea tarde” (le dije a Guille y Mario). De todas formas intenté llamar a Fernando. La idea era que él nos llevara a “Pedra dos Ventos”, en las afueras de Cariacica, un lugar que descubrí por el Google Earth en donde hay un viaducto seguido de un túnel de piedra impresionante, por el que pasa la línea ferrea de Ferrovia Centro-Atlântica (FCA) de trocha métrica.

 

(Foto del viaducto de FCA sacada por un grupo de escaladores - "Arnobiojr" / Google Earth)

 

La FCA es una de las empresas de carga más grandes de Brasil y posee diversas líneas de diferente importancia. Particularmente, el ingreso de FCA a Vitória es mediante un ramal secundario que proviene del Estado de Río de Janeiro. Posee rieles livianos y un tráfico reducido: eso me atrajo bastante. Después de haber visto una empresa ordenada y moderna como VALE, queríamos una dosis de argentinismo nuevamente.

Al final llamé a Fernando. Fue una conversación más que confusa. Copié en un papel la fonética, tal cual como lo escuché, y a probar suerte!!!. Fuimos a su encuentro... pero no apareció nunca. Pero por esas casualidades de la vida, nos encontramos con un amigo de él llamado Charly que notó que estábamos perdidos (totalmente insólito). A los pocos minutos llamó por celular a Fernando, y nos llevó a su encuentro.

Un instante después nos encontrábamos en un micro de media distancia circulando hacia el sur: Fernando, Charly, Leonardo, “Não me lembro o outro” (Ahh, Junior!) y nosotros tres, argentinos desconocedores de la zona y de estos nuevos personajes… “¿será que nos llevan a esclavizar a alguna plantación clandestina?” -decíamos entre risas, total no nos entendían-

 

De todas formas, ellos tenían fotos de trenes, así que eso nos alivió jejeje. Era increíble como en solo unos segundos hicimos posible ese viaje, cuando ya casi nos volvíamos al hotel. En definitiva, fue una casualidad de esas que nos hacen pensar de que, justamente, nada es casual.

Mientras nuestro bus avanzaba por un camino sinuoso, en varias ocasiones la vía de FCA se asomaba entre la montaña, avisando de que estábamos cerca de nuestro destino. Un trazado de ensueño, increíble.

Menos mal que estos chicos nos acompañaron: el descenso del micro lo hicimos en medio de la nada. Apenas un sendero camuflado de frondoso follaje marcaba el camino (a pie) hacia Pedra dos Ventos, en el municipio de Domingo Martinis .

 

          

 

          

(Al fondo vemos las supuestas plantaciones en las cuales seríamos esclavizados jajaja)

 

“Guille, no te ilusiones, mira que por acá pasa solo un tren por día”, le decía a mi amigo. Luego de una caminata de media hora, y tras aprovisionarnos de agua, empezamos a trepar por el terraplén hasta alcanzar la traza de trocha angosta.

 

En esta zona hay dos túneles. Desde nuestra ubicación, uno al sur y otro al norte. El del norte es el de “Pedra dos Ventos” que había visto en el Google Earth, el del viaducto. Pero arrancamos la caminata hacia el sur con la idea de volver mas tarde hacia el norte y terminar la jornada en el otro. Todo esto fue planificado sobre el pucho por los brasileros, a quienes debíamos inevitablemente seguir sus pasos.

 

          

 

          

(Mattius, Guille y Fernando en lo que parece ser un escenario decorado por un paisajista)

 

          

(Estación Pedra Dos Ventos. Sí, aquí había una estación con personal, oficina y señalamiento; algo difícil de creer al ver estas ruinas y apenas una escalera con verdín que se pierde en la jungla)

 

Todo parecía marchar con normalidad, pero a los pocos minutos, justo cuando pasábamos por las ruinas de la estación, escuchamos algo… una bocina… sí… increíble... Venía el tren!!!

Los brasileros dijeron de forma unánime “¡pegar carona… pegar carona!” (Significa, “colarse” ó “hacer dedo”). Un instante después, un prolijo triplex de G-12 emergió de la selva… los maquinistas saludaron, y nosotros quedamos perplejos ante el paso de este inesperado tren…

 

          

 

“Uuuuh que lento que va… que bueno para viajar… que lindo sería he…. hey.. ¿vamos?... ¿Pegamos carona?... SI, arriba… agarrate de la baranda, apoya el pie…

Siiiiiiii vamoooooooos”


- BRASIL 2009 - Pegando carona en Pedra Dos Ventos:

 


Sin darnos cuenta -producto de la locura que nos gobernó- unos segundos después de haber visto esas G12 apechugadas, nos encontramos todos juntos a bordo de una tolva con calcáreo zigzagueando entre las rocas, rumbo a Vitória, y acompañados de un paisaje de ensueño.

 

          

 

          

(Detalle del ingreso de Ferrovia Centro-Atlântica a túnel y viaducto)

          

 

(Ingreso al túnel, extremo oeste)

 

Unos minutos después, una entrada rocosa atemorizante se nos avecinaba, sin posibilidad de poder evitarla: era la entrada al túnel norte que conduce al viaducto de Pedra dos Ventos… lo único que podíamos hacer era echar cuerpo a tierra y esperar que el galibo nos admitiera allí adentro!!!.

 

La oscuridad ganó la escena y el chillido de los murciélagos nos avisaba que estábamos en su casa. Poco después, se hizo la luz nuevamente y sentí la sensación de que estábamos volando, todo quedó “allá abajo, lejos”, hasta las copas de los árboles. Estábamos atravesando el corto pero alto viaducto.

 

Jamás hubiese imaginado, al ver las fotos de Pedra dos Ventos, que iba a conocer el lugar a bordo de un tren. Pero el destino hizo que llegáramos a la hora indicada. Los amigos brasileros se mostraban deslumbrados y los gritos de festejo fueron constantes, lo que nos indicaba que esto era algo nuevo para ellos también.

El paso por el túnel y viaducto fue memorable, algo indescriptible. No creo que estas fotos o videos puedan reproducir la adrenalina que sentí allí arriba.

(Salida, extremo sudeste. La traza parece introducirse como un disparo contra la piedra)

    

Con una marcha constante y estable, con algunos golpes de vía, fuimos descendiendo la Sierra de Marechal a bordo de nuestro tren carguero. Los maquinistas, ni enterados de nuestra presencia. Y nunca lo sabrían: las curvas constantes hacen que sea imposible ver la locomotora desde nuestra ubicación, en los últimos vagones de una formación de aproximadamente 45 vehículos.

 

          

 

Al rato de andar, nos habituamos a esquivar ramas y pasar de vagón en vagón. Los rieles son cortos y el traqueteo es constante. Un descarrilamiento con nosotros a bordo sería terrible, y algo de experiencia tenemos en viajar colados, así que tuvimos especial atención en que todos los vagones de adelante marchen "sobre rieles" para poder actuar a tiempo.

 

Casi todo el tramo que hicimos fue en bajada, aunque hubo un sector de subida que fue notorio por el humo blanco que afloró desde los escapes de las G-12 y el sonido tan característico de su motor a toda potencia retumbando en la montaña.


- "Passando sobre o rio JUCU no ES" (Video de Fernando)


- "Descendo a serra de Marechal..." (Video de L. Leâo)


          

 

          

 

Los brasileros decían “a FCA não tem segurança, todu bem”… se referían a que el tren no lleva seguridad privada ni es tan estrictamente monitoreado (como el de Vale), que podíamos viajar tranquilos. O sea, este era un verdadero tren de aventura!.

 

          

 

          

 

En varios puntos del viaje notamos la presencia de una antena y un caño que atravesaba la vía como si fuese un durmiente. Este es un sensor de descarrilamientos. Si el caño se rompe, cierra un circuito eléctrico, emite una señal satelital y hace sonar una alarma en la central de FCA, cuyo operador avisa por radio a los maquinistas.

 

En ese sentido, vemos que este es un ramal secundario pero que cuenta con mínimos elementos de avanzada e indiscutiblemente necesarios. Sería imposible compararlo con lo que sería un ramal secundario del Belgrano como Cruz del Eje - Mendoza donde cada viaje es una verdadera hazaña.

(Detalle del zigzagueo del ramal en dirección a Vitória, descendiendo el Marechal)

          

 

Mas tarde, a lo lejos se divisó el poblado de Viana, y llegó el momento de descender, aprovechando una precaución de vía por renovación de durmientes. Nos bajamos acá porque la entrada a Vitória se pone complicada ya que es un gran suburbio.

 


 

    Viana   

A lo lejos se oían algunos bocinazos de la formación que siguió viaje hacia la capital de Espírito Santo. Que groso hubiese sido seguir ahí arriba... bueno, será para la próxima, ya tenemos una excusa para volver a Brasil: ir a Río de Janeiro con este tren!!!.

 

          

 

Caminando por la vía, pasamos un puente jaula y el cruce de la ruta, y llegamos a la estación Viana. Allí están construyendo una pequeña mesa giratoria para un futuro tren turístico que recorrerá este tramo. Nosotros ya lo hemos hecho gratis y de la mejor manera. Pero hablando en serio, creo que este recorrido merece tener un servicio de pasajeros turístico; resulta inadmisible que solo se pueda recorrer colgado de una tolva. Los últimos trenes de pasajeros regulares hicieron este tramo en 1996.

(Fernando, Charly, Fede, Guille, Mario, Junior y Leonardo en Est. Viana)

Allí terminó el viaje en FCA, el que festejamos entre todos en un bar del pueblo, algunos con cervezas y otros con guaraná. Lejos, el mejor día de este recorrido por Brasil. Ya estábamos mas que satisfechos, y ahora…. A la playa!


    Playa Camburi - Vitoria - ES   

A continuación, un compiladito de fotos del hotel y la playa de Vitória.

          

 

          

 

          

 

          

 

          

 

          

 

          

 

          

 

> > > Sigue > > >

(Tercera parte - Regreso Vitória-Belo Horizonte)

 

 

< < < Atrás < < <

(Primera parte: EFVM - Belo Horizonte a Colatina)

 

`´

 


 

*  FEDE PALLÉS  *  SATÉLITE FERROVIARIO  *

 
 

< VOLVER A PRINCIPAL DEL SAT <  // E-MAIL

 
 

Copyright © 2002 - 2008 Cúmulos Nimbos. Reservados todos los derechos. Revisado: 28 de junio de 2011 .